Epígrafe del mes - JUNIO

..."La mujer perfecta es un tipo humano superior al varón perfecto, pero también es un ejemplar mucho más raro." Nietzsche

RESUMIENDO

ENCUENTRO CON EL MAR

ENCUENTRO CON EL MAR

A 30 años luz....

sábado, octubre 07, 2006

(ESTE ES EL TEXTO PUBLICADO EN 4 SESIONES HACE UNOS MESES, ESTA VEZ CORREGIDO Y ADECUADO PARA UNA SOLA PUBLICACIÓN EN PRENSA, SE SUPONE QUE SALDRA MAÑANA EN EL SUPLEMENTO DOMINICAL DE "LA OPINIÓN", Y POR ESO HABIA QUERIDO DEJARLO "INÉDITO" PERO... PREFIERO QUE ESTE AQUI ANTES QUE EN LOS OJOS DE OTRAS PERSONAS, QUE SEA POR MI TECLADO QUE SE ENTEREN...Y COMO UNA MEDIDA DE PREVENCIÓN Y SI NO LO PUBLICAN???)

Herejía Literaria

...¿No habrá manera de que Colombia en vez de matar a sus hijos los haga dignos de vivir? Si Colombia no puede responder a esta pregunta, entonces profetizo una desgracia: Desquite resucitará, y la tierra se volverá a llenar de sangre, dolor y lágrimas. Gonzalo Arango
Es un hecho que este país necesita, pide a gritos una revolución. El único problema es que en este rincón del mundo ya no hay revolucionarios Guillermo Prieto Larrota (Pirry).

En un país donde sobrevive sólo el ignorante que tiene las armas, el político que más prebendas compra y el intelectual que se queda callado; un país donde la sedición ya no tiene cabida, porque las heridas son muy grandes y hay que buscar la forma de sellarlas lo mas pronto posible pues se avecina una gangrena social que amenaza con acabar el poco orden que queda.

Un país que ya no tiene tiempo para las letras, y lo peor: "a nadie le interesa". Se han muerto los revolucionarios. El siglo XX lo único que dejó claro es que a Colombia ya no le importa la libre conciencia sino el libre mercado, sacar a flote el barco sea como sea: “así toque venderlo”. Y esto solo se hace desde los escritorios, pero no de los intelectuales, sino los de la burocracia. Un país que asesina cualquier posibilidad de cambio social y todo librepensador que quiera hacer algo por dignificar la sociedad colombiana.

Terminan siendo mucho más fuertes las armas que los ideales. A Gaitán y a Galán los asesinaron las balas de una violencia bipartidista, al M-19 la hipocresía política junto con la estrategia militar, y al Nadaísmo lo asesino la indiferencia de unos, la ignorancia de otros, quienes en su momento no entendieron lo que pasaba y terminaron por acabar con la más autentica Revolución literaria, que se ha dado en Colombia.

El cuerpo del profeta, murió hace treinta años, pero su espíritu aun ronda nuestra literatura. Este no fue un movimiento de una época determinada, es y seguirá siendo una manera de pensar que siempre estará en vigencia, porque... la literatura no pasa de moda y los grandes hombres lo seguirán siendo así hayan renunciado a su inmortalidad.

El Profeta Gonzalo El artífice de este caos fue Gonzalo Arango, un paisa desencantado, que fundó el Nadaismo como ultima esperanza de sobrevivirse. Se presume que todo comenzó una noche que se arrodilló en la paya bajo las estrellas y gritó: ¡Dios no existe! Y él respondió: ok Gonzalo, con eso basta. Éste fue solo el principio, la profunda crisis en que estaba hundido el país, adormecido por el dogma religioso y la sumisa literatura provocó en Gonzalo esa angustia existencial que marco su recorrido por el mundo. Aunque era consciente que pudo haberlo ignorado todo, quedarse en Andes, graduarse de abogado y ser feliz:

"Sería tan feliz allá, tan aterradoramente feliz, pero al precio de mi alma. Desgraciadamente carezco de la hermosa virtud de preferir la felicidad al sufrimiento creador. En fin, soy así y me rindo a la fatalidad irremediable de no poderme soportar sin sentirme padecer en los infiernos del arte" (Cromos, agosto de 1969).

Y Medellín, la ciudad mas beata y trabajadora del país fue el primer escenario de este montaje teatral que prepararon los nadaístas, porque esta era una rebeldía escandalosa; “la mejor manera de persuasión era hacerse notar, para que los observadores se fijaran en ellos debían gritar para ser escuchados, provocar para ser escuchados” (Elmo Valencia), declaraban que Dios no ha existido nunca y que el trabajo es indigno para el espíritu. “Comenzó a irradiarse el Nadaísmo en Colombia, eso que nadie supo lo que fue, si un cuerpo de ideas, un brote de locura, la poesía nueva, un fenómeno sociológico de la miseria o un perfume en una fábrica de martillos” (Eduardo Escobar)

Desde ese momento y durante los siguientes 20 años estos hombre se dedicaron a las letras (y a la marihuana) con mas entrega que cualquiera de los que se pregonan intelectuales, dejando su vida y sus viseras en cada escrito, siempre de la mano de Gonzalo.

No muchos lo saben, pero de los mejores reportajes en Colombia varios estan escritos con la tinta del profeta, ha sido uno de los periodistas más irreverentes y más leídos del país, nos dejo, además de una no muy buena poesía, un ejemplo de amor a la vida, al arte y a las letras, su prosa es inigualable y su estética es única, cuarenta o cincuenta años no bastan para que sus textos pierdan vigencia, ni bastaran otros tantos para que la memoria de Gonzalo se pierda el completo olvido y la indiferencia de nuestra literatura. 1976: “Todo esta consumado” A los cuarenta y seis años termino la vida del profeta, cuando preparaba su segundo viaje fuera del país, esta vez no para alborotar auditorios, sino para conocer a sus suegros. Un accidente en la carretera Bogotá-Tunja marco el declive del Nadaísmo, porque: “ya es tiempo de dejar de sufrir, no podemos seguir sufriendo, aunque el fin de nuestro sufrimiento sea el fin del Nadaísmo. Sin Gonzalo, ya para que Nadaísmo. Dense cuenta”. (Jaime Jaramillo Escobar, carta a Jotamario).

Gonzalo dejo como testamento:

“No dejo nada ejemplarizante para retornar al buen camino a los extraviados, pues yo soy la negación de todo camino. Y si por azar queda algún testigo en este sentido, es porque yo mismo, por encontrar un camino, me extravié en al ausencia de caminos. No tengo nada que enseñar en los internados de monjas y de curas donde la moral acoraza a la juventud contra los goces naturales de la vida”.

Y la misma iglesia que lo excomulgo, que le cerró las puertas ahora las abría de par en par para recibir las cenizas de este Mesías literario. Gonzalo y el Nadaísmo fueron reconocidos con todos los honores que solo el pueblo colombiano sabe hacer, presididos por el obispo en persona, quien aprovecha la homilía para recordar algunas de las “travesuras”, ya no herejías del ahora ilustre personaje.

"Pido para mí la gloria de ser un maldito, un proscrito, un excomulgado de toda moral, de toda estética, de toda esperanza. ¡Que mi gloria me la den en la cama!" (Testamento, Gonzalo Arango)

Nadaísmo hoy “Hoy los nadaístas ya no espantan ni a ancianas en la calle. Al contrario, las entretienen desde los periódicos y las agencias de publicidad. Pero hubo una época, cuando no tenían la misma edad que las ancianas, en que lograron escandalizar a la pacata sociedad colombiana, ésa que aún se alborota cuando las reinas de belleza posan para desnudos y prefiere llamar eufemísticamente puchecas a las más castizas tetas” (Marcelo Riccardi). Jotamario y Eduardo Escobar se han vuelto los historiadores de este movimiento, que cada cierto tiempo resucita a Gonzalo para darle un nuevo aire al Nadaísmo, pasean sus cenizas, pero ahora no hay agitación popular, no hay excomunión, ahora hay halagos para el poeta que intento poner de cabeza al país y acabar con todo, a fin de restaurar la dignidad humana.

“Me niego a ser fosilizado, maquillado y momificado en un pénsum como “Gloria Nacional”. (Testamento, Gonzalo Arango)

Un hereje Colombiano fue el gestor de la más bella revolución que se ha podido pensar en Colombia, una que no dejo mas víctimas que los mismos poetas, que murieron de hambre, de pobreza y de abandono, porque el país nunca reconoció el verdadero valor de este movimiento, solo se veía el escándalo ignorando el profundo amor por la patria que profesaban estos hombres, mucho más amor que el soldado que por huir de su miseria entrega la vida a una guerra sin sentido y se para en la línea de fuego para justificarla.

“(...) Exijo el honor de que me borren de la memoria de las futuras generaciones. Quiero ser olvidado definitivamente, fervientemente; o en caso contrario odiado con pasión como un remordimiento que roe la noble causa del espíritu humano. No deseo sobrevivir a mi propio horror, y al desprecio que me inspiró el humanismo y la sensiblería utilitaria y futbolera del siglo XX. Exijo el derecho de elegir para mi memoria la ingratitud de la posteridad, puesto que antes de morir ya habré sido ingrato con este mundo” (Testamento, Gonzalo Arango)

Para terminar y como para darle algo de respiro a sus detractores, en palabras de otro grande:
“Gonzalo no sería un poeta, pero era sin duda un poema” (William Ospina)
...a la eternidad y la memoria del profeta

1 comentario:

Víctor Solano dijo...

Hola Andrea: Es un hermoso homenaje el que has hecho al maestro Gonzalo. Me emocioné bastante. Trararé de releerlo mañana en La Opinión, pero ya fue satisfactorio tener la primicia.

Un abrazo,

Víctor
http://solanoconsultores.blogspot.com/2006/09/elega-la-hereja-30-aos-sin-gonzalo.html